Qué es el “Phubbing” y como evitarlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
mujer-aburrida-y-chico-mirando-movil-en-una-cita-phubbing.

Imagínate esta escena: estás comiendo con tus amigos o familiares. La comida es excelente, el ambiente es cálido y amigable, y la conversación fluye muy bien. Todo el mundo lo está pasando bien.

Entonces, de repente, sucede: Alguien saca su teléfono móvil. Quizás necesita atender una llamada, o tal vez solo quiere mostrarte una foto de su bonito gatito; o solo quiere buscar rápidamente algo en Google que es relevante para la conversación que estáis teniendo.

Compartir fotos de familiares o mascotas no puede ser una acción hiriente, ¿verdad?

Antes de que te des cuenta, todo el mundo está con su smartphone en la mano. Hacer scroll, compartir, deslizar, reenviar, hacer like o contestar a un whatsapp que acaba de entrar, mientras se olvidan del mundo que los rodea.

¿Qué pasa después? La conversación se estanca, la gente deja de prestar atención a dónde está y con quién está. Están tan obsesionados con la pantalla que tienen frente a ellos que comienzan a ignorar su entorno.

Si esto te suena familiar, ¡felicitaciones! ¡Estás delante de el “phubbing”!

Qué es el "Phubbing"

phubbing-programadesconect@

Phubbing es el acto de ignorar a alguien con quien estás hablando en persona a favor de tu teléfono móvil.

Phubbing se acuñó por primera vez como término en mayo de 2012 gracias a una agencia de publicidad australiana. Combinación de las palabras phone (teléfono) y snubbing (hacer un desprecio), este término hace referencia al hecho de, en una reunión social, ignorar a alguien al estar prestando atención al teléfono móvil en lugar de hablar con esa persona cara a cara. Si bien es posible que la palabra no esté en tu vocabulario diario, es probable que la acción lo esté. Un estudio encontró que más del 17 por ciento de las personas se comunican con otras personas al menos cuatro veces al día. Casi el 32 por ciento de las personas informaron haber recibido phubbed dos o tres veces al día.

Si bien el comportamiento puede parecer relativamente inofensivo, la investigación sugiere que el phubbing puede estar dañando tus relaciones y tu propia salud mental. “Irónicamente, el phubbing está destinado a conectarte, presumiblemente, con alguien a través de las redes sociales o mensajes de texto, pero en realidad puede interrumpir gravemente tus relaciones personales en el momento presente”.

Si lo que estabas buscando en este artículo era relacionado con el miedo irracional a estar sin el teléfono móbil, puedes consultar nuestro artículo títulado Nomofobia: ¿Miedo a estar lejos de tu Smartphone? 

El phubbing es el resultado de un mecanismo de recompensa en el cerebro.

El hecho es que el comportamiento asociado con el control frecuente de teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos es un impulso biológico. Nuestros cerebros tienen mecanismos que recompensan los comportamientos que se relacionan con patrones variables o impredecibles. Y recibimos un golpe de dopamina cuando ocurre algo inesperado y benigno.

La dopamina es una sustancia química que ayuda a controlar los centros de recompensa y placer de su cerebro. Se libera cuando ocurre algo inesperado o placentero.

Digamos que vas a la despensa en busca de algo para picar. Un día encuentras un paquete de galletas que no sabías que estaba allí. Obtienes una pequeña dosis de dopamina. Ahora, cada vez que pase por la despensa, su cerebro recordará esa experiencia y lo alentará a abrir la puerta de la despensa para verificar si hay bocadillos inesperados.

Este es el mismo mecanismo que puede atrapar a las personas con comportamientos adictivos. De manera algo alarmante, los comportamientos alentados por nuestros teléfonos inteligentes tienen el potencial de volverse tan adictivos como los juegos de azar.

Phubbing: Como evitarlo

Hay algunas tácticas simples que puedes emplear y te pueden ayudar a romper el patrón. A continuación te detallamos tres muy sencillas de implementar.

1. Teléfonos apilados al centro.

Ideal para reuniones familiares o salidas nocturnas con amigos y puede proporcionar un poco de diversión para aquellos de nosotros que estamos de acuerdo con dejar nuestros teléfonos por un tiempo.

La acción está en el nombre: todos colocamos nuestro teléfono en el centro de la mesa, boca abajo. La primera persona en coger su teléfono tiene que pagar “el precio”. Si estáis cenando fuera, el o ellos deberán pagar la cena. Si vas a comer en casa, ellos tienen que lavar los platos.

Practicar la pila de teléfonos ayudará a poner a todos en la misma situación y penalizará sólo aquellos que violen las normas que todos habéis marcado previamente y que todos estáis de acuerdo. Hace que el comportamiento sea divertido y normaliza la práctica de ignorar tu teléfono a favor de las personas que te rodean.

2. Marca la "hora sin tecnología"

Esto es más una regla de la casa, pero es una que puede extender para incluir a familiares, amigos y visitantes que se acerquen. En esencia, establece un tiempo, digamos una o dos horas cada día, donde no existe la tecnología. Puedes especificar las tecnologías que deben apagarse en este momento, como smartphones, tabletas y ordenadores portátiles. O puedes ampliar su definición para que signifique “sin tecnología con pantallas” si esa es una definición más fácil de seguir. La idea es animar a las personas a guardar sus dispositivos y participar en actividades más analógicas.

En este caso, está bien leer libros, ponerse al día con lo que sucede a través del periódico, sentarse y charlar. De lo que no se trata es de sentarse y compartir imágenes que hayas encontrado online.

Esta acción tiene el beneficio de fomentar actividades más centradas en el ser humano en un momento concreto del día.

jovenes-sentados-en-sofa-riendose-sin-moviles
Tener una "hora sin tecnología" puede ayudar a las personas a reconectarse.

En este caso, está bien leer libros, ponerse al día con lo que sucede a través del periódico, sentarse y charlar. De lo que no se trata es de sentarse y compartir imágenes que hayas encontrado online.

Esta acción tiene el beneficio de fomentar actividades más centradas en el ser humano en un momento concreto del día.

3. Pon los cargadores en espacios comunes.

Esta pequeña táctica puede tener un poderoso efecto dominó. La práctica es simple: coloca los cargadores de tus dispositivos en el salón, el comedor, la sala de juegos u otro espacio de la casa que esté abierto a todos. Esto significa que lugares como el dormitorio, el estudio, y otras áreas que se consideran privadas ahora son zonas libres de cables.

Al mantener los cargadores en público, las personas tienen que entrar y enchufar sus dispositivos en una parte central y social de la casa. Aquí es más probable que entablen conversaciones mientras se cargan sus dispositivos.

Al mismo tiempo, esto mantiene a los dispositivos fuera de algunos de los momentos más relajados del día, como a primera hora de la mañana y última de la tarde y noche. Esto elimina la tentación de buscar mensajes a primera hora al despertar o lo último antes de acostarse. Estos hábitos pueden promover la ansiedad y el estrés, dos cosas que no necesitas al despertar o antes de dormir.

Un beneficio secundario de esta práctica es que mantiene las pantallas que emiten luz azul fuera del dormitorio. Se ha demostrado que la luz azul promueve el desvelo o el mantenerte despierto, algo que quieres evitar seguro al final del día.

La clave para detener el "phubbing"

Si bien las prácticas mencionadas anteriormente pueden ayudar a eliminar la práctica del phubbing en ciertos momentos y en ciertas situaciones, existe una actividad que puede ayudar a reducir la incidencia en general y garantizar que se mantengan los estándares socialmente aceptables.

Ten una discusión franca y abierta sobre el comportamiento de phubbing y los efectos que tiene en tí y en quienes te rodean.

Esperamos que lo hayáis encontrado interesante. Y la conclusión a la que se llega es que hablando y actuando de forma responsable y comprometida debería ser posible eliminar los efectos negativos del phubbing de nuestra vida diaria.