Especialistas en el tratamiento de trastornos alimentarios

Los Trastornos de Conducta Alimentaria o los TCA, son trastornos psicológicos que provocan alteraciones en la conducta alimentaria. Cualquier persona con dificultades de alimentación tienen preocupación con el peso, imagen corporal y alimentación. Debido a los TCA se pueden llegar a generar enfermedades importantes y en casos extremos, provocar la muerte.

En nuestros Hospitales de Dia Desconect@ de Barcelona y Madrid, contamos con un equipo multidisciplinar, para que la persona que realice un tratamiento de TCA, pueda curarse y sentirse bien.

Beneficios Programa Desconect@

Programa pionero de TCA

Método puntero de alta eficacia y con una gran satisfacción por parte los nuestros pacientes.

Equipo multidisciplinar

Especialistas de todo tipo (profesores, psicológos, psicopedagogos…) para poder cubrir cualquier necesidad durante el tratamiento.

Barcelona y Madrid

Disponemos de hospitales de día totalmente adaptados para abarcar cualquier situación relacionada este tipo de trastornos.

profesor-y-alumnos-desconecta-madrid

Tipos de Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA)

Anorexia nerviosa

Se caracteriza por un miedo intenso a ganar peso, obsesión por la comida, y una alteración de la percepción del propio cuerpo. En el caso de las mujeres, debido al peso significativamente bajo, puede aparecer amenorrea (pérdida de la menstruación). Hay un deseo de seguir bajando de peso, aun estando por debajo del peso sano por altura.

Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa se caracteriza por episodios recurrentes de atracones, y por una gran inestabilidad emocional. Sienten una sensación de falta de control de lo que ingieren durante el episodio de atracón.

Después del atracón aparecen conductas compensatorias (vómito, laxantes o diuréticos en la BN purgativa; ayuno o restricción en la BN no purgativa).

Transtorno por atracón

En el trastorno por atracón hay episodios recurrentes de atracones, pero a diferencia de la bulimia, no existen comportamientos compensatorios asociados.

Tienen una sensación de falta de control de lo que ingieren durante el episodio de atracón y sienten una gran culpabilidad respecto a estos.

Trastorno de la conducta alimentaria no especificado (TCANE)

Es un trastorno de la alimentación que no cumple con los criterios para diagnosticar un TCA específico. Actualmente son los trastornos alimenticios más frecuentes.

En estos casos, las dificultades pueden complicarse con la aparición de diferentes factores psicopatológicos, conductuales, relacionales, etc…

¿Cómo detectar un TCA?

A veces una detección de la enfermedad TCA en un estadio inicial puede evitar un daño mayor tanto a nivel emocional como físico. A pesar que la detección de este tipo de trastorno no es sencillo, es muy importante prestar atención a posibles señales de alerta:

Conductas y actitudes que señalan que el perder peso y el control de la nutrición se están transformando en la mayor preocupación de la persona.

Saltarse comidas con todo género de pretextos.

Ir al baño justo después de la comidas. Procurar esconder vómitos o bien justificarlos.

Gozar cuando otros comen o bien animarles a hacerlo.

Desaparición de grandes cantidades de comida, a menudo de “alimentos prohibidos” por ser hipercalóricos.

Aprovechar cualquier ocasión para ir caminando o bien eludir coger elevadores.

Esconder el cuerpo con ropa ancha para disimular su forma o bien una posible pérdida de peso.

Enseñar un interés repentino en cocinar y recetas. Preparar platos elaborados y nunca probarlos.

Ocultar o bien guardar comida.

El adolescente se queja reiteradamente de su aspecto físico, viste con ropa ancha sin mostrar nunca el cuerpo, no quiere salir de su habitación, a probarse ropa o a ponerse bañador.

Protestas sobre estreñimiento y empleo de laxantes, diuréticos y/o pastillas adelgazantes.

“Manías” con el alimento. Cortarla o bien partirla en pedazos pequeñísimos, removerla en el plato, masticar mucho, cambios en la velocidad de la ingesta, etcétera

Informarse sobre la composición de los alimentos y su valor energético (contar calorías).

Trastocar los hábitos alimenticios, incrementando la ingesta de verduras y frutas y reduciendo o bien suprimiendo la ingesta de hidratos de carbono, proteínas y grasas.

Masticar chicle de manera continua o bien acrecentar el consumo de bebidas dietéticas, café o bien té, generalmente con la meta de disimular el sentimiento de apetito.

Incremento de la práctica deportiva, que en general se efectúa a solas y de forma apremiante.

Preguntas frecuentes sobre el TCA

Los Trastornos de la Conducta Alimenticia o TCA forman un conjunto de trastornos mentales caracterizados por una conducta perturbada de la ingesta alimenticia y/o la aparición de comportamientos asimismo inapropiados dirigidos a controlar el peso. Se trata de enfermedades graves, con dificultades físicas y sicológicas que ponen en alto peligro la salud de las personas que las sufren. Se distinguen 3 categorías clínicas: anorexia , bulimia y trastornos de la conducta alimenticia no concretados.

Si bien se ignoran las causas de estas enfermedades, sí que se conocen los factores predisponentes y desencadenantes que influyen de forma notable en la aparición de estos TCA.

Han sido identificados como tales:

  • Una baja autoestima, baja aceptación de la propia imagen anatómico.
  • Un estilo de personalidad perfeccionista o bien impetuosa, pensamiento con marcada rigidez.
  • Inflexibilidad para hacer cambios, presión del conjunto de iguales, la familia, los medios de comunicación, la moda o bien la industria dietética, como la realización de dieta sin seguimiento por profesional sanitario.

 

Estos factores, unidos a situaciones agobiantes o bien que suponen complejidad para la persona, pueden dar sitio a un (TCA) Trastorno de la Conducta Alimenticia.

Por ende, se tratan de trastornos multicausales en los que, aunque influyen factores genéticos y biológicos, ocupan un sitio señalado los factores sicológicos y asociado-culturales.

No, un TCA trastorno alimenticio es un inconveniente muy complejo que se desencadena con ocasión de una combinación de factores. En la mayoría de los casos, los comportamientos que se observan en la familia son consecuencia, y no causa, de padecer un TCA en su seno, lo que supone una situación agobiante crónica muy grave.

Por esta razón, es esencial que la familia reciba apoyo para eludir entrar en activas perjudiciales que puedan sostener y/o empeorar el inconveniente, más esto es muy, muy diferente de ser “la causa” que ha generado esta clase de trastorno. Evidentemente, cada familia puede cometer fallos sin tener pretensión y estos no son una elección. Cada madre y cada padre da lo mejor de sí en la medida de sus posibilidades. Es esencial que la familia sienta que no es el culpable del problema, mas sí ha de ser  consciente de su  papel esencial en el tratamiento de TCA, en tanto que su actitud frente al problema puede facilitar o bien complicar los avances que la paciente va efectuando.

El ingreso en el Hospital de día para tratar un trastorno alimentario evidentemente, dependerá del estado de salud de el/la adolescente y de lo avanzado que se encuentre el curso. Si el equipo clínico considera que sí que puede llevar a cabo con éxito, tanto el curso como el tratamiento del TCA, se trabajará en colaboración con el instituto/escuela para hacer posible la evaluación académica. La familia y el paciente tienen que ser conscientes de que la prioridad siempre va a ser el estado de salud.

La duración del tratamiento de un TCA va a depender del tiempo de evolución de la enfermedad y del deterioro físico y sicológico que presente el adolescente al comienzo del tratamiento. Dependerá también del apoyo familiar con el que cuenta el adolescente en el momento de superar su inconveniente. Se trata de patologías muy complejas, con lo que los tratamientos no son cortos. En este aspecto cobra vital importancia la conciencia del paciente respecto a su enfermedad y la determinación con qué lo afronta para por curarse.

En Programa Desconect@ ofrecemos un tratamiento interdisciplinado. Nuestro equipo está formado por médicos, psicólogos, pedagogos y nutricionistas.

Testimonios Programa Desconect@

Marc Masip | Director de Desconect@

Marc Masip es psicólogo y experto en adicción a las Nuevas Tecnologías, además del director de Desconect@, con un programa pionero nacido en 2012 para aprender a hacer un buen uso de las nuevas tecnologías sin deteriorar nuestras relaciones personales y sin crearnos dependencias o adicciones.

Imparte conferencias en escuelas e institutos de ESO y bachillerato, en España y en el extranjero. Además, organiza campamentos y tiene una unidad especial para escolarizar a jóvenes que por su adicción no pueden asistir a una formación reglada.

Marc Masip Programa Desconect@

desconect@ barcelona

desconect@ madrid