Nomofobia: ¿Miedo a estar lejos de tu Smartphone?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Jovenes-usando-smartphone-en-el-metro

¿Alguna vez has sentido ansiedad por estás lejos de tu teléfono móvil? ¿Usas siempre tu teléfono para buscar cosas que no sabes? ¡Quizás tengas nomofobia! En este artículo, descubriremos qué es la nomofobia, sus síntomas y efectos, por qué es importante estar al tanto, quién la tiene y cómo tratar la nomofobia.

¿Qué es la nomofobia?

En palabras de Marc Masip, Psicológo especialista en adicción a las tecnologías, los teléfonos móviles son la nueva heroína del S-XXI. La nomofobia deriva de la no-fobia al teléfono móvil (“no-mobile-phone-phobia en inglés”), y es el término oficial para los sentimientos de ansiedad o angustia que algunas personas experimentan cuando no tienen su teléfono. También se refiere al grado en que dependemos de los teléfonos para realizar tareas básicas y satisfacer necesidades importantes como el aprendizaje, la seguridad y estar conectados a la información y a los demás. Las fobias son miedos y ansiedades abrumadores que afectan la vida cotidiana.

¿Alguna vez has pensado, “¡Oh, no! ¡No sé dónde está mi teléfono! ¿Qué pasa si alguien me envía un mensaje de texto justo ahora? y de repente, comienzas a sentir esa ansiedad por el hecho de que no tienes tu teléfono contigo? Eso es nomofobia.

La Nomofobia realmente existe y está empeorando

Un estudio publicado en Computers in Human Behavior sugiere que la nomofobia es real y que (como era de esperar) cuanto más usamos nuestro dispositivo, más dependemos de él.

Nuestra ansiedad por la separación de nuestros dispositivos está en aumento, a nivel mundial, tanto que un artículo reciente en Psychology Research and Behavior Manual sugiere incluir la nomofobia en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales.

Los jóvenes de 18 a 24 años son el grupo de edad más nomofóbico; el 21% de los adolescentes españoles son adictos al smartphone.

Como saber si tienes Nomofobia. Síntomas

1. Sufres el síndrome de vibración fantasma

Aproximadamente el 30 por ciento de nosotros ha “escuchado” o “notado” un timbre inexistente, mientras que el 80 por ciento se ha imaginado su teléfono vibrando en su bolsillo. Este es el por qué. (Tal vez no sea tan vergonzoso como escuchar un teléfono sonar y sacar el tuyo, solo para descubrir que no era tu teléfono sonando …).

2. Compruebas compulsivamente si hay actualizaciones, mensajes y duración de la batería.

Tu batería puede estar a un 50% de carga y ello desencadena una búsqueda frenética de un cargador / enchufe libre?.
O quizás alguien te ha etiquetado en una publicación, o “fulanito”, que es “amigo de menganito”, le gustó tu última selfie, o has visto o leído algo que piensas que ya lo responderás, pero necesitas dar ya la respuesta…. Sea por el motivo que sea, necesitas constantemente comprobar es estado de tu smartphone. Es un AHORA!

3. Tienes más de un teléfono

Bueno obviamente, si tienes más de un teléfono móvil es muy probable que sufras nomofobia.

4. Siempre llevas un cargador

O una de esas fundas de teléfono con batería extra. Claro y en botella.

5. Tienes FOMO

Término en inglés (Fear of Missing Out) que significa el miedo a perderse algo. Te hace levantar el teléfono aunque sabes que te pondrá más enfermo. No puedes relajarse por temor a que todos los demás lo estén pasando mejor que tú, por lo que debes verificar lo que están haciendo constantemente. Círculo vicioso.

6. Usas tu teléfono en lugares inapropiados

El 75% de las personas admiten usar su teléfono mientras están en el baño.
En un estudio separado sobre la mentalidad móvil, el 9% dijo que había revisado su teléfono mientras estaba en la iglesia. ¡Alabado sea Dios!
Otros no pueden resistirse a hacerlo mientras conducen, en el cine o en una reunión. ¿Hay algún lugar en el que no usemos nuestros teléfonos?

7. Evitas los lugares donde no puedes usarlo

Pasas el menor tiempo posible en zonas con uso restringido de móvil como aeropuertos, teatros, hospitales, escuelas, bibliotecas, y en cualquier lugar sin Wi-Fi o donde la señal sea dudosa?

8. Duermes con él

Un estudio de TeleNav mostró que un tercio de las personas estaban tan apegadas a sus teléfonos móviles que renunciaban al sexo en lugar de renunciar a sus teléfonos; los usuarios de iPhone eran los más enamorados de sus dispositivos.

Llevar tu teléfono móvil a la cama es una mala idea por otras razones: interfiere con tu sueño, te mantiene despierto hasta tarde y te despierta durante la noche con esas notificaciones tan importantes que iluminan la pantalla.

Nomofobia

Qué hacer si crees que sufres de ansiedad cuando te separas de tu smartphone

  • Apaga tu teléfono. Especialmente cuando te vas a la cama.
  • Sácalo de tu bolsillo. Olvídate de los bolsillos.
  • Distráete. Sal a caminar (sin tu teléfono). Juega con tu perro. Visita a un amigo. (Sí, en la vida real. La gente todavía lo hace).
  • Intenta ir sin tu móvil por períodos cortos. Luego ves alargando los periodos.
  • Si lo tienes muy mal, consulta a un especialista en el tratamiento de los trastornos de ansiedad por adicción a dispositivos móviles. España cuenta con algunos de los centros especializados en enfermedades de salud mental sobre adicción a las tecnologías más importantes de Europa.