Crece la adicción al móvil entre los menores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Un 76% lo usaron casi cuatro horas al día durante el confinamiento

El consumo del teléfono móvil durante la cuarentena se disparó, especialmente entre los jóvenes. “Hemos notado muchísimo más síndrome de abstinencia en el sentido de que tienen la necesidad de jugar cuando no pueden acceder a ellas. Y lo que más nos preocupa es el hábito adquirido de estar con una pantalla”, ha señalado Marc Masip, CEO de ‘Desconect@‘.

El uso de teléfonos móviles y de redes sociales o videojuegos aumentó entre tres y cuatro horas más al día en los jóvenes de 18 a 34 años. Una adicción que, según han apuntado los expertos, repercute en su día a día

Óscar Lázaro es uno de esos jóvenes. “Estaba durante la cena con el móvil, durante la comida con el móvil, desayuno con el móvil…”.

Su adicción le causó problemas con su familia, e incluso, alteró sus horarios. “Me costaba más dormir porque durante la cuarentena cambié el horario de día a la noche”, ha explicado Óscar. Ahora, participa en el programa ‘Desconect@’ en un centro de Madrid. Cada mañana, nada más llegar, los alumnos deben entregar sus teléfonos móviles.

Hasta allí llegan jóvenes con problemas de aprendizaje o con adicción a las pantallas y que necesitan una educación más individualizada, algo que se consigue gracias a clases en espacios abiertos y a una ratio muy baja de alumnos: entre cuatro y seis por aula.