«España es el país con más adicción adolescente de Europa»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Nuestro país se sitúa en el top1 de los países con más adicción adolescente del viejo continente. La media europea está en torno al 12,7% mientras que España se sitúa en el 21’3%

El psicólogo Marc Masip ofrece algunos datos para situarnos en el punto en el que nos encontramos. “Un emoticono dando un beso, nunca será un beso. Lo que transmitimos a través del móvil solo son palabras. Pediremos matrimonio por Instagram? Ya está pasando.

La heroína del siglo XXI

Masip considera que las pantallas y los móviles son la heroína del siglo XXI. El psicólogo explica que “con el móvil nos encontramos con una situación de máxima libertad, sin ningún tipo de conocimiento sobre cómo hacer un buen uso”. La solución? Lo tiene claro: “leyes e instruir desde la educación y la formación”. Y dice, contundente: “se deberían prohibir los móviles en las escuelas”.

Los adultos son igual de adictos que los adolescentes

“Los adolescentes no tienen la conciencia de estar sin móvil, los adultos sí, porque no lo vivieron como ahora. Sin embargo, el 72% de los accidentes de coche son por mirar el móvil o por tocarlo, y no hay ningún adolescente que conduzca”. Además, se muestra crítico con los adultos “porque no dan ejemplo a sus hijos y porque tampoco saben usarlo correctamente”.

Masip apunta que sin móvil se puede vivir, pero que es una herramienta muy efectiva si se usa bien: “La mala suerte es que mal utilizada, es destructiva”. Respecto a la pregunta del milión, a qué edad deberían tener móvil los más pequeños, el psicólogo lo tiene claro: “no deberían tener redes sociales ni móvil hasta los 16”. 

El universo de las redes sociales y los ‘influencers’

“En las redes mostramos nuestra mejor versión o lo que queremos que los otros vean o admiren de nosotros. Tenemos la necesidad de pertenencia, de admiración, que la gente nos diga lo guapos que somos”. Pero existe un problema, apunta Masip, que es cuando vendes algo que no eres, y “esto genera un alto nivel de frustración, por lo que soy y por lo que quiero demostrar o me gustaría ser”.

¿La solución? ¡Una dieta digital!

El psicólogo ideó y desarrolló una dieta digital que lleva a cabo con sus pacientes con el fin de reducir el uso abusivo que en muchos casos se da con los móviles y videojuegos. Son pautas de buen uso, como «dormir con el móvil apagado y fuera de la habitación, no utilizarlo al conducir o al despertarnos, no publicar todo lo que hacemos, intentar que no nos influya emocionalmente lo que dicen después de publicar algún post, no estar pendiente del móvil cuando estamos con gente y no estudiar con él», entre otros.

Puedes leer la entrevista entera en El Nacional.cat